Cuanto mayor es la montaña, menos oxígeno hay en el aire. 

El contenido de cálidos rayos infrarrojos, por tanto, decrece. La temperatura media también disminuye 1,7℃ cada 300 metros hacia arriba. Esta diferenciación climática vertical produce una diferenciación en zonas bióticas paralelas.

Si viajamos cuatro mil kilómetros desde el trópico de Cáncer hacia el norte, se obsérvan una serie de camios en la distribución de las plantas. En primer lugar, se ven bosques de hoja grande, bosques mixtos y bosques de coníferas en este orden. Se puede notar que los bosques altos están disminuyendo en número, tamaño y que están desapareciendo. Ahora, sólo se pueden observar en el suelo musgos, hepáticas y de vez en cuando algunas yerbas. Al final, incluso estas plantas que defienden del frío desaparecerán.

Es notable que todos estos cambios en distribución de plantas pueden observarse en el área de Yushan desde los valles bajos hasta las cumbres altas con una diferencia de altura de 3,6 kilómetros. Con el declive en altitud hay seis zonas de plantas: la zona herbácea alpina, la zona de arbustos subalpina, la zona Abies Kawakamii, la zona Tsuga chinensis, la zona Chamaecyparis y la del bosque de hojas anchas, en este orden.

El Abies Kawakamii, la Tsuga chinensis y el Chamecyparis son coníferas de hoja perenne. Este tipo de hojas son las que con mayor eficiencia conservan la energía y se adaptan mejor al ambiente inorgánico. En una área montañosa cada zona tiene sus propios especies de árboles características que utilizan la energía más eficaz y que se adaptan pos sí mismo a el ambiente inorgánico. Sin embargo, la irregular topografía produce cambios en la luz del sol, en el suelo y en las precipitaciones que complican aún más el ambiente. Esta situación es especialmente clara respecto a las nada claras fronteras entre las distintas zonas. Y es en esas zonas limítrofes donde surgen zonas florales de transición.

La codillera Yushan en esta área es uno de los lugares en Taiwan donde se pueden apreciar límites entre distintos tipos de bosques. Hay un bosque puro de Abies kawakamii en la ladera oeste de Yushan, con una altitud de 3.530 metros. La ladera este de Yushan, sin embargo, no tiene árboles pero mantiene yerbas y pequeños bambúes. Este contraste tan marcado en la distribución de las plantas en las laderas este y oeste de Yushan constituye un buen ejemplo de control ambiental.

Si atravesamos el denso bosque de Abies kawakamii y subimos, la vegetación dominante la constituyen plantas enanas que crecen tendidas paralelas al suelo. Aquí comienza la zona de arbustos subalpina. Las condiciones vitales a 3.500 metros de altura son muy duras.

Las plantas, para sobrevivir, tienen que luchar contra los fuertes vientos, la escarcha, la helada lluvia, la variedad de precipitaciones y los drásticos cambios de temperatures del día a la noche. Esta dureza del ambiente aumenta con la gran presión de la pesada nieve, alta radiación, menor concentración de oxígeno y dioxide de carbono para respirar y para la fotosíntesis respectivamente.

En esta zona se encuentran arbustos como el Juniperus squamata, Rhododendron Pseudochrysanthum y el Berberis morrisonensis. Estas especies han desarrollado caracteristicas de adaptación con el fin de sobrevivir en este ambiente.

Cuanto más alta es una montaña, más velocidad alcanza el viento.Para sobrevivir las plantas deben ser bajas, flexibles y con capacidad para doblarse a sotavento y no en dirección del viento.

Las plantas leñosas crecen m.uy lentamente en lugares con viento seco y frío. No es sorprendente pues que un pequeño arbusto con tres centímetros de tallo tenga más de cien años. 

En la cumber, la pizarra negra y sus clásticos se desintegran. El fuerte viento, sin embargo, se lleva la tierra y deja el suelo pelado.Aquí, 3.800 metros sobre el nivel del mar, es el habitat más alto de Taiwan.

La genciana con susƒlores amarillas se encuentran en las montañas de Taiwan en alturas medias o superiors, y se la ve con ƒlorecida en zonas de mucho viento y de rocalla.

Cuado llega el verano, las plantas herbáceas, tales como la Adenophora uehatae Yamamoto, Leontopodium microphyllum Hayata, Sedum morrisonensis y Gentiana arisanensis Hayata producen flores de gran colorido. Estas flores parecen frágiles, pero en realidad son las plantas más duras y resistentes del mundo. ¿Cómo sobreviven en estas cumbers desiertas? Y ¿cómo se reproducen bajo las rocas clásticas?

La historia comienza con los líquenes. El liquen se adhiere a la superficie de las rocas y puede resistir fuertes vientos. Sus secreciones ácidas rompen las rocas y crean tierra, que sirve de substrato a otras plantas. Todas estas plantas herbáceas respiran y fotosintetizan con gran rapidez a temperatures muy bajas para poder mantener el equilibrio de su metabolismo. El límite de nutrients con que se encuentran estas plantas alpines les impide crecer y reproducirse por semillas al mismo tiempo. Para poder reproducirse estas plantas tienen que echar raíces primero y producer hojas en el Segundo año. Las flores aparecerán años más tarde si consigue almaceanar suficientes nutrients. Por eso, la mayoría de las plantas alpines son perennes.

La adaptación más incredible de las flores alpines es que pueden segregar un “líquido anticongelante”. Esta substancia tiene una alta concentración de sales y de otros productos químicos que ayudan a las plantas alpines a resistir el frío. Algunas plantas incluso crean calor en los primeros pasos de su crecimiento. Este calor derrite la nieve a su alrededor y permite que florezcan antes. Otra adaptación de estas plantas es producer pelusas en las hojas y flores de sus tallos para conserver el calor yresistir el frío. En otras palabras, las plantas alpines hacen todo lo possible por conserver energía. Son energéticamente muy eficientes.

Desde la zona de las Abies kawakamii para abajo aumenta la cantidad de precipitación, la temperatura y la densidad del suelo. El bosque de coníferas Tsuga es el que comienza a predominar. Este bosque también tiene árboles de hojas anchas. Aquí, los bosques puros no son muy communes. También, se forman algunos bosques de Picea en las laderas nortes con mayor densidad de tierra y con más humedad.

Las plantas del nivel del suelo son muy diferentes en cada uno de los bosques. Las hojas caídas en los bosques de coníferas crean un terreno ácido, que no favorece el crecimiento de plantas enanas. Pore so, los arbustos no son muy abundantes ni muy fuertes en los bosques de coníferas. La Yushania niitakayamensis no puede crecer en los bośques de Tsuga chinensis o Abies kawakamii, que tienen una corona muy pesada y hojas caídas muy gruesas.

Esta zona de bosques está caracterizada por un clima monzónico, que difiere del de la Tsuga chinensis. En esta zona (hasta los 2.000 metros de altura), la precipitación aumenta con la elevación y es muy húmeda. Bajo una fuerte luz, el aire muy húmedo crea densa niebla. Puesto que los bosques de esta zona están frecuentemente cubiertos con esta densa niebla, sel los denomina “bosques con niebla”. Si este aire húmedo fuese empujado por dos corrientes opuestas de aire(una va hacia arriba desde los valles y la otra baja desde las cumbers) e inmediataments se eliminase la presión de empuje, se produciría un efecto de aislado y se formaría una gran sábana como de niebla. Esta es la llamada “nube con forma de mar”. En este mundó nebuloso y poco iluminado, se pueden encontrar muchas valiosas especies de árboles.

En esta zona nebulosa del bosque, se distinguen las cuatro estaciones. Protegidos por la topografía, las plantas no suren los embastes de los fuertes vientos. Por eso, aquí crecen los árboles más grandes de la zona de Yushan. Aquí, las coníferas están representadas por Chamaecyparis formosensis y la Chamaecyparis obtuse variedad formosana, Taiwania cryptomerioides Hayata, Chunninghamia konishi Hayata y Pseudotsuga wilsoniana Hayata; y los árboles de hojas caducas, por el Acer morrisonensis Hayata y Acer serriulatum Hayata. La Chamarcyparis formosensis y la Chamaecyparis obtusa variedad formosana son generalmente denominadas ciprés. Quizá son los árboles coníferos más grandes del sudeste de Asia. Entre ellos, se han registrado circunferencias de 20 metros; Alturas de 50-60 metros; y edades de 2.000-3.000 años. Hace miles de años, estos árboles crecieron en areas de altitude baja a media. Ahora, aún quedan algunos valiosos bosques puros de Chamaecyparis en Alturas de 1.800 a 2.500 metros.

Más abajo de la zona de los Chamaecyparis, hay numerosos árboles de hojas anchas y forman los bosques mixtos. La segunda capa está compuesta por miembros de la familia Fagaceae, tales como la Cyclobalanopsis morii, el Castanopsis carlesii y el Lithocarpus. Amygdalifolius. Las plantas a nivel de suelo son muy numerosas e incluyen los helechos.

La escarcha disminuye en esta zona debido a la disminución de altitude. Aunque las precipitaciones también disminuyen, el clima templado y la mayor densidad de tierra favorecen el desarrollo de bióticos. Este bosque de hoja ancha, con un poco de character tropical, está dominado por árboles de las familias Lauraceae y Fagaceae.

Si miramos al cielo en un bosque original de hoja ancha, no se ve casi ninguna luz del sol. En este mundo oscuro y poblado, todas las plantas tienen que competir con las demás para sobrevivir. Y se han desarrollado diferentes adaptaciones par alas diferentes especies de plantas. Esto resulta en la complicada biótica de los bosques de hoja ancha.

En ;ps gramdes bpsqies, los pequeños árboles crecen bajo las coronas de los grandes. Bajo los pequeños hay arbustos y grandes helechos. Las hojas caídas de los grandes árboles de hoja caduca crean una capa de humus. Por eso, la capa a nivel del suelo está replete de plantas herbáceas, helechos y basidiomicetas. Los troncos de los árboles están cubiertos con helechos y epífitos. Viñas leñosas, como redes, se enrollan alrededor de los troncos y mantienen todo tipo de plantas epífitas y de hongos. Esto indica que todo el espacio del bosque está ocupado por seres vivos. Esta caràcterística se da también en los bosques mixtos, pero se hace importante cuando baja la altural.

El ecosistema, que está compuesto de complicadas expecies bióticas, es muy estable. Cada uno de sus componentes tiene su nicho ecológico correspondiente. El sistema completo es como una red interrelacionada y viva, que puede impedir el daños para aclimatarse al ambiente y para desarrollar el tipo de vida más adecuado en este área.

Durantes su crecimiento y vida, las plantas pueden ser de ayuda para crear tierra. En algunos casos, las plantas pueden echar raíces en las piedras. Los procesos de descomposición física y de secreción química pueden desintegrar las rocas y convertirlas en tierra. La tierra mezchada con las hojas caídas y descompuestas por las bacterias, pueden formar una esponja como una capa de humus. Esta capa y los pelos de las raíces de las plantas pueden absorber el exceso de agua en el verano, que existe generalmente en alturas menores de los 2.000 metros. Este proceso puede impedir que las áreas junto a las corrientes de agua en las zonas más bajas se anieguen. Por otra parte, cuando llega el invierno esta especie de capa que funciona como una esponja puede expulsar agua debido a la presión osmótica. Esto puede evitar sequías cuando falte agua. Es decir, un bosque puede actuar como una presa natural de agua. Las hojas pesa das de los bosques naturales pueden impedir que las gotas de agua caigan directamente en el suelo, lo que puede producir pérdidas de tierra. Esto hace que el bosque sirva para estabilizar la superficie.

En terrenos baldíos, las primeras plantas invasoras son las malas hierbas y los árboles. Estas plantas forman un bosque secundario. Todas las especies de ese bosque secundario evolucionan, a través de la competición y adaptación para formar un ambiente estable en el bosque, a saber, un ecosistema de ciclo completo. En este bosque, biótico y abióticos constituyen un ciclo ecológico completo. En él hay productores, consumidores y elementos que descomponen. Las plantas son los productores básicos de este ecosistema. El corte indebido de árboles y su destrucción disminuirá las fuentes de agua, erosionará el suelo y acabará con el ambiente vital de los animales salvajes. Esto hará que el equilibrado ecosistema colapse. Al final, el ambiente vital de los hombres támbién sufrirá la amenaza.